miércoles, 26 de agosto de 2015

Duendero, de Diego de Aduríz

Diego me cuenta que en la pared lindera a su taller, pegada a un descampado en el barrio Refinería en Rosario, se sentía ardor de fuego y, parece que, en el terreno baldío de una fábrica abandona comenzó un incendio de pastizales y fierros por la madrugada. Diego bajó raudo a su taller pensando que sus tesoros corrían peligro y desmontó su trabajo salvándolo de la catástrofe.
Algo de ese calor, de esos bramantes destellos indómitos, se ha trasvasado a estas salas.
Nuestra gratitud para Diego de Aduríz por desplegar su cubil candente a Richieri.


se puede visitar hasta el 28/8, imperdible.


Comparto nota de Beatríz Vignoli sobre la exposición: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/12-50656-2015-08-18.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada